domingo, 11 de mayo de 2014

Auxilio, pacientes


Cuando el viento me golpea, los cristales del ventanal se vuelven imperceptibles.

Afuera, la gente esperaba para morir; de pie, con las pupilas perdidas, desnudos o en pañales reciclados. Los más decididos simplemente imitaban la forma futura, figura que alimentaría a las raíces de los álamos. Tosían y gruñían como alimañas, hasta ensordecer a los recién nacidos que leían de ese mundo el ruido de las sirenas y de las máquinas. Parecía que escupían una dañada y maloliente bilis negra como cal. Los huesos rechinaban y se volvían polvo; y los rostros se desarmaban en porciones, como una laja golpeada. 

Yo me consideraba diferente: no un contaminado, sino un converso. Ni el grito de los niños torturados ni las vocales de los pacientes, sólo el canto de las sirenas y las máquinas me endulzaba.

Cuando el suelo me golpea, los cristales del ventanal se vuelven imperceptibles. 


1 comentario:

J. R. Infante dijo...

Hola Mariano, mucho tiempo sin verte por aquí.
Presentas un texto que da que pensar, moviéndose en terrenos que no sé muy bien si se dirigen a lo paranormal o a las mentes quebradizas.
En fin, un saludo.

Related Posts with Thumbnails