miércoles, 10 de febrero de 2010

Cartas de Rosa y Manuel (II)

Nairobi, 30 de mayo de 1999

Querida Rosa:
Es grato escuchar de vos y de cómo van las cosas por casa luego de tanto investigar y cavar aquí. Los días son tórridos y asfixiantes y las noches, en cambio, gélidas y frías. Por ello, muchos de los miembros de la expedición han caído en gripes y resfríos. Yo aún sigo en pie. Viejo y fuerte ¿no?
La dicha de haber sido nombrado Jefe no me quita el sentirme lejos. Te extraño. Te extraño como a la vida misma. Tus comidas, tus saludos, tus gestos y tus vestidos. Extraño el despertar cada mañana a tu lado, acariciar suavemente tus camisas de seda y despedirte al ir a trabajar. Cuando menos lo imagines estaré de regreso, aplaudiendo en la puerta de casa con los ojos humectados para que me abras la puerta y me recibas con un cálido abrazo.
Si necesitás plata, acordate del escondite de la casa. Allá, atrás de la maceta de la ventana del galpón. Creo que algo hay, si es que los chorros no se la llevaron aún. Igualmente, no lo creo... con esto del "pesodolar" deben estar por Europa los pícaros.
En cuanto a Julián, es triste. Sabemos que él es así, sin embargo. No hecho culpas a la educación que le brindamos, ya que fue la misma que nuestros padres nos dieron... y salimos derechitos ¿no? Él es nuestro hijo, y nunca dejará de serlo; al igual que nosotros somos sus padres. Deberíamos estar orgullosos de él, de las oportunidades que la vida le da y del éxito que está teniendo en su empresa.
Concluyo mi carta, mi amor. No faltará mucho para que recibas otra más. Deseo pronto poder encontrar algo luego de tanta búsqueda, y estar de regreso saboreando tus celestiales rabioles, como cada domingo. No dejaré de pensar en vos, rubí.


Tuyo siempre
Manuel

5 comentarios:

Edgardo G. dijo...

¡Qué carta más linda! :)

ALEX B. dijo...

Me encantan las cartas y las tuyas además me intrigan.
saludos

virgi dijo...

Muy interesante este epistolario.
Un beso

Fernando dijo...

De algún modo, son estremecedoras, Mariano. Al menos para quienes nos sentimos Manueles; y supongo que también para quienes se sienten Rosas.
En todo caso, como dice Virgi, muy interesante.
Un saludo.

Fernando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Related Posts with Thumbnails