miércoles, 9 de junio de 2010

Mundo de máscaras

Hoy me propongo escribir sin planes, sin escrúpulos, sin programación previa ni correcciones ultraístas. Propongo expresarme de una forma cruda como carnes de res que gotean tinta roja creciente. Catarsis. Indignación. Impulsividad. Sentimientos feroces que desgarran las pieles del alma.

Tengo el displacer de encontrarme en una realidad no tan real. Un neto mestizaje entre lo sensible e inteligible. Rodeado de muchas gentes, pues. No obstante, mis gustos no pueden seleccionar cuál de las máscaras es más bella. La verde veneno, la negra maldad o la colorada furia. Prosopón, dirían los griegos. ¿Bronca? Quizás. ¿Decepción? Probablemente.
Los códigos de fidelidad y las promesas han sido disueltas por el paso del tiempo. Las frases fueron arrastradas por los vientos y las acciones quedaron desnudas y a la intemperie. Ahora sólo vivo de recuerdos, meras imágenes de psiche, que me atan a un presente de rencor y mares en mis ojos. Océanos que revuelan de espuma desdeñosa y sales hirvientes.
Sólo eso, máscaras. Máscaras sonrientes, máscaras tristes, máscaras ausentes, máscaras extrañas y de descripción indefinida, entre otras.
¿Qué hay detrás de esas máscaras? ¡Qué importa! Deleitémosnos con éstas. Sus colores variados, sus detalles, sus cabellos, sus gesticulaciones. ¡Qué maravilla! ¡Qué bueno es el arte! Sin embargo, las mentiras blancas (más oscuras que el petróleo) fueron las que inconscientemente me hundieron en un pozo de ilusiones, de ideales del porvenir, de tautologías vacías y de vocablos sin existencia viva.
Apariencias que transmiten felicidad incontenible. Ahora: soledad, y un corazón que se esparce lentamente hasta quedar en la nada total. Quizá sea ese el destino de los hombres; al nacer, lo hacemos solos, y tarde o temprano volvemos a ese estado, para nacer de nuevo. No puedo mentir, y afirmo que fui feliz, feliz, feliz.


Fue así, que se esfumó. Ahora me encuentro ahogando mis penares en unas teclas y una pantalla. Cansado de expresar mi desdicha y mis infortunios. Añorando tiempos pretéritos, y con el alma esperanzada a un retorno del ayer.

7 comentarios:

palabrasdoradas dijo...

qué bello resulta leer tus líneas, un saludo grande y que todo marche genial.

Anne

Eleanor Atwood dijo...

Estimado Monsieur,

Vengo a hacerle una visita y me encuentro con estas agradables líneas.
Creo que es una costumbre de todos maldecir nuestro presente, y desear volver a vivir unos momentos ya pasados. Sin embargo, en un futuro, anhelaremos vivir lo que vivimos ahora.
Es lo que tiene el ser humano, insatisfecho consigo mismo y con lo que le rodea. Un ingrediente imprescindible para superarse cada día.

Saludos.

ALENKA dijo...

Ya sé cuándo escribiste “LA BELLA GRETEL”, Mariano: cuando tus orejas eran enormes.
Me gustó mucho la esencia de ese cuento.
Creo que llega un tiempo en que, si queremos regresar a ser como niños, debemos dejarnos crecer las orejas para despojarnos de lo que no proporciona felicidad. Sólo así podremos ser felices con nuestro ayer, nuestro hoy y nuestro mañana.

Gracias, pequeño gran Monsieur, por invitarme a vuestro bello jardín.

Dreamer dijo...

"Ahora: soledad, y un corazón que se esparce lentamente hasta quedar en la nada total. Quizá sea ese el destino de los hombres; al nacer, lo hacemos solos, y tarde o temprano volvemos a ese estado, para nacer de nuevo".
"Añorando tiempos pretéritos, y con el alma esperanzada a un retorno del ayer."
Me encantaron estas dos frases...es verdad, muchas veces las mascaras intentan ocultar lo que verdaderamente sentimos...a veces es posible, pero otras...
hermosa reflexion!!n.n escribis genial, segui asi!
saludos!!!

Sofía_ Selegna dijo...

Muy hermosas las palabras que escribes.

Nos estaremos leyendo Señor Magnifique =)

lainostea dijo...

Que apasionante es leer estas lineas donde es un juego donde usted escribe y nosotros sus lectores nos confrontamos y sentimos esas palabras tan propias. Es tan dificil parar de leer muchas gracias quien quiera que sea por escribir y convertirse en esa voz encantadora.

Anónimo dijo...

Que apasionante es leer estas lineas donde es un juego donde usted escribe y nosotros sus lectores nos confrontamos y sentimos esas palabras tan propias. Es tan dificil parar de leer muchas gracias quien quiera que sea por escribir y convertirse en esa voz encantadora.

Related Posts with Thumbnails